La cuesta de enero

Hola. Perdonad que haya tardado hoy más en escribir, pero no paro de preparar regalos. ¡Uf! Me arden los dedos de escribir cuentos para la profe. Este pedido de los Reyes Magos nos tiene la cueva-taller de cuentos revolucionada… Pero por fin he sacado un poco de tiempo entre cuento y cuento… Estaba pensando sobre qué escribiros que no fueran profes y niños, y al final he decidido  dedicar la entrada de hoy a la temida cuesta de enero. Coge carrerilla, porque sí o sí, hay que subirla…

Supongo que ya sabes lo que es la cuesta de enero, pero si no, te lo contamos: La cuesta de enero viene definida por dos factores. Subida de precios y los gastos realizados durante estas fiestas.

cuesta de enero
Enero conlleva una subida de precios a la que hemos de adaptarnos

Subida de precios

Los precios que más nos afectan son los de los servicios. Las compañías saben que las necesitamos y suben año tras año los precios. Por mucho que suba seguiremos pagando la luz ¿no?

El 2018 subirán principalmente el gas natural, los peajes de las autopistas y las tarifas telefónicas y paquetes de Internet. Sube también el precio de la vivienda. Suerte que la cueva de duendes desde la que hacemos los cuentos la tenemos en propiedad y esto no nos afecta.

Gastos de las fiestas

Durante las fiestas navideñas hacemos gastos extra, principalmente en comida y regalos. Hacer una comida especial en estas fechas puede salirnos muy caro. Según un estudio de la OCU, algunos alimentos pueden subir hasta un 46%. Así que si no hemos querido recurrir a productos menos demandados, y por tanto más baratos, podemos tener los bolsillos temblando.

hucha vacia
Los gastos de Navidad suelen dejar nuestros bolsillos vacíos

A esto se suman los regalos que se pueden hacer en estas fechas por el amigo invisible, cenas de navidad, despedidas en los colegios, regalo al profesor, a los familiares, etc. Sobre todo intenta evitar las compras a plazos, con tarjeta de crédito o deudas en general. A primera vista pueden ser muy ventajosas, pero a largo plazo son una carga pesada, ¿no te parece? Sobre todo cuando hablamos de gastos que no son imprescindibles… si no es así, nos agarramos a un clavo ardindo, claro.

Por suerte los Reyes Magos tienen un trato especial con las tiendas y muchos regalos los fabrican ellos. ¿Os imagináis si tuvieran que comprar todo a precio de calle? Seguro que muchas madres y padres os podéis hacer una idea de lo que eso supondría. Por eso os recordamos que lo importante de estas fechas es la ilusión, y no tanto cantidad y precio. Son fechas que los niños viven con la ilusión de una aventura, de un cuento. Por eso no miran tanto los precios y la cantidad de regalos como nosotros creemos.

A nuestros hijos también los bombardean con publicidad. Por eso es importante que los padres y madres ayuden a los niños a hacer la carta. Así pueden decidir si un regalo va a ser utilizado o es solo un capricho que quedará en el armario. Además, muchas veces un regalo clásico hace más ilusión que aquel que viene con el dibujo del personaje del momento, lo que encarece mucho el producto.

Nuestra recomendación es que busquéis regalos con los que podáis acercaros al niño, jugando con él, ya que al final el mejor regalo es el tiempo que empleáis en vuestros hijos.

¡Hasta la próxima, amigos de regalacuento!