Frases de nuestros niños

Queridos papas y mamas. ¿Recordáis la última entrega de frases de los peques? Estamos contentos por que recibimos muchos comentarios, algunos directamente en el blog, y otros en el Facebook. Muchas gracias por todas las respuestas por que nos habéis hecho pasar un buen rato.

Y es que nadie tiene mejores ocurrencias que los niños, especialmente en sus primeros años. Son los mejores maestros de las ocurrencias. Auténticos profesores de la imaginación.

Así que hoy hacemos un recopìlatorio con algunas de las respuestas que nos habéis mandado por que no tienen desperdicio. Esperamos seguir recibiendo más para la próxima. Anímate y te publicamos.

Lógica infantil

Yago (2 años)
– Mamá, ¿Mara no tiene cola?
– No, cariño.
– Ah vale, entonces sólo hace caca.

anecdotas de niños

Un niño muuuy fuerte

Maite nos ha mandado una anécdota de su hijo Marcos (3 años) hablando con su padre que nos ha hecho mucha gracia:
Papa: Marcos, ¡estás muy fuerte!
Marcos: ¡Tú también papá! ¡¡Estás muy fueeeerte!!
Papa: ¡No, no! ¡Tú sí que estás fuerte! ¡¡Estás cuadrado!!
Marcos: ¡Tú sí que estás fuerte! ¡¡Estás círculo!!

Etapas de crecimiento

David nos envía una anécdota de Santiago, que con tres años es muy consciente de la importancia de irse haciendo grande.
– Papá, ¿cuántos años cumples?
– 39
– Ah! Aún estás creciendo, ¿no?

Crisis de personalidad

Irene nos envió varias. Os recomendamos verlas en los comentarios de nuestro último post de frases de peques. Pero la que más nos ha gustado ha sido esta:

Mónica (2 años):
– ¿Cómo se llama tu hermano?
– Yan (Juan).
– ¿Y tu hermana?
– Maia (María)
– Y tú, ¿cómo te llamas?…
– YO
– Sí, pero ¿cómo te llamas?…
– YO

Por intentarlo que no quede

El de Noe nos ha encantado… A juego con el que os contamos de Rut la última vez. Nos cuenta que cuando su hija Loreto tenía 5 años la escuchó en la habitación de al lado emitiendo sonidos de gran esfuerzo:
– ¡Uummm! ¡Arrrrgggh! ¡Uuuuuuffff…!
Tras un rato escuchándola, por fin para y la escucha decir:
– ¡Pues nada! ¡Que no puedo volar!

Educando en los buenos modales

Ester nos cuenta que su hija Lía con tres años tenía ya muy claro que debía tener buenos modales en la mesa:
Mamá: ¿Con qué mano comes?
Lía: Con la boquita cerrá

Exceso de sinceridad

Abigail con 7 años llegó tarde a clase y soltó la siguiente joyita (para alegría de la madre):
– Mi mamá me ha dicho que diga que he llegado tarde porque había mucho tráfico, pero hemos llegado tarde porque estaba maquillándose.

Carmen, 4 años:
– Mamá, tengo un moco.
– ¿Pero a que no se saca?
– No, por que está muy a gusto en mi nariz.

Padre pluriempleado

Juan (8 años) decía que su padre era médico y policía. Cuando la maestra tuvo la oportunidad le preguntó a su padre cuál era su empleo y le contestó que médico, pero se produjo la siguiente conversación:
– Juan, ¿pero tú por qué dices que yo soy policía?
– Papá, ¿pero tu no dices que vas a hacer guardia?

Comidas extrañas

Nos contaba María el otro día que su hija Chiara con 3 años llegó a casa contando lo que habían comido en el cole.
– Mamá, hoy en el cole hemos comido pescado muerto.

Marcos, 4 años:
– Hoy he comido salmón a estribor.

Juan, 6 años.
– Juanito, ¿tú que quieres comer?
– A mi lo que más me gustan son las alitas de cerdo.

Seguro que tú también tienes anécdotas. Déjalas en los comentarios o en nuestro Facebook.