Estableciendo hábitos de lectura en los niños

Publicado el

Hola a todos los papás y mamás lectores. Desde luego, que estéis leyendo esto ya es señal de que tenéis un buen hábito, y como no: queréis lo mejor para vuestros hijos. Que os guste leer ya es un buen punto de inicio, ya que los niños imitan lo que ven en sus padres. Vamos a hablar hoy de este tesoro que supone la lectura. Cómo elegir libros, y que estos sean un verdadero regalo para nuestros hijos.

Leerles desde pequeños

Establecer el hábito de lectura empieza antes de que el niño aprenda a leer. La imaginación de los niños se puede educar. Si a un niño lo acostumbramos a contarle historias, generamos en su mente la capacidad de transformar las palabras en una historia que puede visualizar en la cabeza. Si optamos por ponerlo delante de la televisión, su mente no hará ese esfuerzo, por lo que le será más difícil en un futuro verse atraído por un cuento escrito.

El problema no termina aquí, si no que al no entrenar esta habilidad, le costará mucho más comprender textos escritos o charlas orales. Por tanto, es importante que desde pequeños aprovechemos esos primeros años a leerles primero, y a estar con ellos cuando empiezan a saber leer.

La lectura debe ser agradable

Cuando el niño empieza a leer, debe asociar la lectura con algo agradable. Por ejemplo, antes de ir a dormir puede tener un rato para leer. El ratito del cuento que antes teníamos con ellos pasa a ser algo propio. El niño accede a aventuras que alimentan sus sueños.

No es necesario esperar a que la escuela les mande leer. De ese modo leer un libro no será hacer más deberes. Se convierte en algo natural y no es una obligación.

Si el niño tiene hermanos pequeños, puede ayudarnos a leerle cuentos y con el tiempo podemos dejar que él sea el encargado de leerles. De ese modo además de inculcarle el hábito de la lectura, le permitimos responsabilizarse de su hermanito.

Cuentos adecuados a su edad

Los cuentos deben ser acordes a su edad. Al principio, sobre todo si los leemos nosotros, es importante que tengan dibujos. De este modo los niños también sienten que participan mirando las imágenes. Después podemos preguntarles qué les ha parecido, si hubieran cambiado algo, etc.

Tener una biblioteca variada

Es importante que los niños tengan libros variados a su alcance. De este modo podrán decantarse por los temas que más les interesen. Si no tenemos demasiados libros en casa, podemos acompañarles a la biblioteca y hacerles el carnet. Así les estaremos ofreciendo un mundo entero de literatura.

En regalacuento hacemos cuentos que les encantan. Si el niño es muy pequeño, al principio se los leerá su profe o vosotros, papás y mamás. Pero poco a poco lo cogerá para leerlo por sí solo. O para ver las fotos. Porque es un libro en el que su clase son los protagonistas. Y es que nuestros cuentos, además de ser un regalo para profes son toda una experiencia para la clase entera.

Otras herramientas

Además de enseñarle a leer, también podemos hacer que el pequeño participe más en la historia. Hay muchos formatos para que el niño se sienta atraido: libros con juegos y pasatiempos incluidos en la lectura, libros en los que el niño escoge lo que quiere que haga el protagonista (del tipo Elige tu propia aventura) o incluso comics, que ofrecen una lectura más ligera con una mayor carga de imágenes. Pueden ser una ayuda para que el niño acabe pasando a cuentos o libros normales.

También hay otras herramientas como los cuentos colaborativos, en los que el niño además de leer puede escribir. De esta forma participa mucho más directamente en el desarrollo de la historia mientras trabaja en equipo. Es una experiencia que hace que el niño se enganche a no solo a leer si no a crear historias.

El último paso, cuando el niño anhela crear historias, es participar con él en juegos de rol. De esa forma, además de avivar su fantasía le hacemos compartir la experiencia con sus amigos.

Cuentos colaborativos: mucho más que un entretenimiento

Publicado el

Hola a tod@s. No sé si sabéis lo que son los cuentos colaborativos. También se les llama cuentos colectivos. Son historias escritas entre varias personas. Y escribirlos es un pasatiempo estupendo para hacer en grupo. Al finalizar, el resultado puede ser de lo más interesante y divertido, ya que cada uno aporta sus propias ideas. Además los niños pueden escribirlos, pero también es una herramienta estupenda con la que pueden disfrutar los adultos. Así que hoy dejamos un rato nuestros cuentos para profesores, y nos metemos de lleno en el mundo de los cuentos colaborativos, a ver si os gustan.

¿Cómo funcionan los cuentos colaborativos?

Por lo menos se necesitan dos personas, aunque cuantas más mejor. El funcionamiento es muy sencillo: en el modo clásico se agarra una hoja de papel, en la que un participante escribe el inicio de la historia y la pasa al siguiente “jugador”. Éste debe seguir la historia, sin haber hablado con el primero. Por tanto el guion se escapa de las manos al que ha comenzado el cuento.

El papel se va pasando de uno a otro participante hasta que hayan escrito todos una o más veces, según se haya acordado. Cuando han escrito todos, se llega a un número de fragmentos que se ha decidido o simplemente, el cuento se da por terminado, se lee el resultado. Este cuento será el trabajo de todos los participantes. Seguramente ha tomado rumbos que ninguno se esperaba, y al final tenemos un cuento en común que puede parecer de lo más extraño y sorprendente. En algunas ocasiones es incluso hilarante.

trabajo-colaborativo

Esta forma de escritura representa la vida

Escribir de este modo puede ser muy enriquecedor. Es similar a las dificultades que los chicos encontrarán en la vida. Se planea cómo debe ser, pero de repente cambia y hay que adaptarse. No va como queríamos ni hacia donde esperábamos pero hay que seguir adelante con lo que nos ha tocado.

El pasado no se puede cambiar.  El mañana lo desconocemos. Pero el ahora depende de nosotros y hay que afrontarlo con ilusión.

¿Qué beneficios tienen los cuentos colaborativos?

Los cuentos colaborativos tienen tres elementos principales: La lectura, la escritura y el trabajo en grupo. Cada elemento tiene sus beneficios y la unión entre ellos aporta otras ventajas añadidas.

Lectura

Con la lectura se trabaja el pensamiento crítico y la concentración. Además, para poder seguir un cuento, es necesario haber entendido lo que se ha leído, hacer un seguimiento de los personajes y de lo que está ocurriendo en el cuento. Por tanto trabajamos la comprensión lectora de un modo lúdico.

Escritura

Con la escritura, los niños trabajan la imaginacióncreatividad y la toma de decisiones, ya que es necesario determinar lo que va a suceder en cada momento y cómo va a avanzar la historia.

Trabajo en grupo

El trabajo en equipo obliga a coordinarse con otros y aceptar sus ideas. Se combinan los puntos fuertes de cada individuo para lograr un beneficio mayor. En este caso en forma de historia. Al escribir en un trabajo en grupo deberán tomar decisiones. Un ejercicio que sin duda les servirá para el futuro.

Los participantes podrán encontrar cambios de argumento ante los que hay que saber reaccionar. Con esto trabajarán la resolución de problemas complejos, la improvisación y la resiliencia, al ver que lo que la historia va por donde no esperaban, y que los actos de personajes que han hecho suyos, de repente se les escapan de las manos. Esta parte está muy relacionada con la inteligencia emocional.

cuentos-colaborativos

Cuentos colaborativos en la red

Hoy en día es posible participar escribiendo cuentos por internet. Podemos encontrar páginas como Inconclusos.com que nos permiten escribir con desconocidos o con amigos. Todavía está en desarrollo y preparándola para el uso en el aula, pero la página puede usarse ya y el acceso es gratuito.

Películas clásicas para ver con los niños

Publicado el

En regalacuento nos encanta escribir cuentos, claro. Y que nos cuenten cuentos. Nos encantan las historias, la fantasía… ¡Por supuesto, nos encanta el cine!

Érase una vez, en un lugar no tan lejano, antes de la llegada del exceso de canales, y mucho antes de que se oyera hablar de televisión por satélite y TDT existían solo un par de canales de televisión, tres a lo sumo, si contamos las televisiones regionales.

Si queríamos ver una película había que esperar a que la echaran en la tele o teníamos que salir al videoclub para alquilarla. Hoy os hablamos de las películas clásicas para ver con los niños.

Nuestra relación con la tele

Antes no pasábamos tanto tiempo con la tele, pero las ocasiones en que lo hacíamos eran mágicas. Esperábamos con ansias a que echaran esa peli que todos teníamos ganas de ver. Nos juntábamos en familia y era un acontecimiento que aguardábamos con expectación. Al día siguiente se comentaba en clase. De hecho ya lo habíamos hablado unos días antes, en cuanto empezaban a anunciarla. Algunos la grabábamos en video para poder volver a verla más adelante. Quizás no la podíamos ver al momento, pero sabíamos que la grabación nos esperaría al día siguiente.

Hoy os hablaré de las películas que marcaron nuestra infancia y que podemos revivir con nuestros hijos. Seguramente se me olvidará más de una, pero para eso están los comentarios. Este artículo no es para hacer una lista exhaustiva, ni tampoco pretende descubriros nada nuevo. Simplemente queremos despertar al niño que lleváis dentro para ponerlo en contacto con vuestros peques, y si os animáis, compartir con él algo tan especial, que aunque no tenga los efectos especiales de ahora, hay que reconocerlo: Molaba mucho más.

Si no habéis visto alguna: ¡Cuidado! Puede contener spoilers.

Amor verdadero

El amor verdadero es lo más grande del mundo. A excepción de los bocadillos de cordero lechuga y tomate, cuando el tomate está maduro y el cordero está en su punto. Peeeeeero… no ha dicho ‘amor verdadero’, sino ‘farolero’. Ha dicho claramente fa-ro-le-ro. y como sabemos farolero significa tramposo.

Si esta cita del Milagroso Max o las palabras “como desees” te hacen reconocer de qué película estamos hablando, seguro que sabías a qué película hacíamos referencia en nuestro artículo sobre escuelas inteligentes. ¿Ya sabes de qué película hablamos?

La princesa prometida muestra como el amor todo lo puede. El protagonista debe surcar mares, luchar con un malvado enano siciliano, espadachines y hasta con un gigante e incluso resucitar para recuperar a su amor verdadero. Una película que valora la valentía, el amor, la amistad y la justicia. Aunque como dice el abuelo: “¿Quién te ha dicho que la vida tenga que ser justa?”

Willow

peliculas-willow

Mucho antes de que Peter Jackson llevara El Señor de los Anillos al cine nosotros vimos Willow, con un guión basado en una historia de George Lucas y producida por él mismo. Aunque viéndola ahora los efectos puedan ser un poco cutres, en su día nos parecían alucinantes. De hecho, la falta de efectos especiales se suplía con mucho arte y un guión impecable.

Esta película pretende enseñar que nada es imposible. Un enano que debe proteger a la niña que salvará el mundo, un ladrón redimido, la hija de la malvada bruja que se arrepiente de ser su asesina. Todos tenemos en nuestra mano ser mejores y hacer el bien.

De nuevo se tocan temas como la amistad y el amor, con una gran dosis de fantasía y aventuras. Magia, enanos, espadas, ogros y hasta un dragón nos envolverán en este mundo medieval en el que el compañero del protagonista, interesado solo en el dinero, acabará ayudando en una causa tan noble como la salvación del reino. ¡Y al final se lleva a la chica, que es la hija del villano/villana! ¿Os he dicho que está basada en una historia de George Lucas? ¡Madmartigan es un Han Solo fantástico-medieval!

¡Un momento Doc! ¿Me estás diciendo que…? Sí… Willow y Luke son granjeros. Si Willow es aprendiz de mago, Luke es un padawan. Y si en la primera película Willow debe ir a una isla abandonada a encontrar a la maga que le ayudará, Luke no iba a ser menos. En su caso una isla quedaba algo sosa, así que lo mandamos a un planeta perdido. Este George Lucas sí que es un fa-ro-le-ro. Willow no está basada en una historia cualquiera de George Lucas. La película Willow es Star Wars cambiando los escenarios…

Los Goonies

peliculas-goonies

Los Goonies es otro clásico de la época, en el que se trata la amistad de un variopinto grupito de amigos con un rollito muy ochentero que, debido al éxito apabullante de la película, tantas veces se ha intentado imitar. Ejemplos de esto son películas como Super 8 y la famosa serie Stranger Things, que aunque tengan tramas muy diferentes, sí que cuentan con elementos que intentan recuperar algo de la frescura de esta película.

Por supuesto el momento en que se rodó es muy distinto al actual. Tenían niños muy diferentes, cada uno con sus características y defectos. Los chavales se metían unos con otros y todos tenían su carácter y sus historias, pero no había duda de que todos se querían. Un ambiente muy sano, en el que aunque le pidieran a “Gordi” el supermeneo, todos sabíamos que cualquiera daría su mano derecha por él.

Más fantasía e imaginación

La historia interminable nos hizo soñar y amar los libros. ET llevó la amistad hasta límites insospechados. Los gremlins nos hicieron dar más de un bote. Si queríamos fantasmas teníamos a Los cazafantasmas, que en la humilde opinión de un pobre duende menor, molaba mucho más que los remakes.

Viajamos en el tiempo con Marty Mcfly. Descubrimos un mundo enorme con Cariño he encogido a los niños. Disfrutamos como niños en Nunca Jamás con Hook. Disfrutamos de las sagas de Star Wars, Indiana Jones, y de las originales de Superman y Karate Kid.

Hay que reconocer que hemos tenido unas pelis que nos han marcado. Porque ver cada una era un evento único. Ya me contaréis cuál os ha gustado más a vosotros, o si os viene alguna otra a la mente.

Muchas de ellas tienen su libro correspondiente, que también puede ser un gran regalo.

Yo os dejo ya, que tengo que ir a dar un paseo por la cueva-taller donde tenemos a todos los personajes de los cuentos. A ver si me encuentro con Willow y Sorsha para decirles que se hagan unas pruebas, porque seguramente son hermanos.