Problemas con el lenguaje: origen del 40% de los casos de fracaso escolar.

Ya sabéis que nosotros aparte de hacer felices a niños y profesores con nuestros cuentos de regalo para profesores, también promocionamos la lectura. Nuestros cuentos son un recuerdo inolvidable de la clase y los profes. A los niños les encanta leerlos, ya que son protagonistas del mismo. La capacidad de comprensión, de leer y escribir correctamente es importantísima. El lenguaje abarca todo, no solo las asignaturas de letras. A un niño con problemas de comprensión le será imposible resolver, por ejemplo, un problema de matemáticas. De ahí el post de hoy.

problemas-aprendizaje

Consecuencias de los problemas con el lenguaje

no-entiendoLos problemas con el lenguaje no se basan sólo en una mala pronunciación de las palabras, es un campo mucho más amplio. Puede que tu hijo hable correctamente, pero que no comprenda órdenes básicas. También ocurre que los niños leen bien pero no son capaces de retener o comprender lo leído. Esto afecta tanto a su vida social como a la hora de estudiar cualquier asignatura.

Se ha podido demostrar que un 40% del fracaso escolar es debido a problemas o dificultades con el lenguaje. De ahí la importancia de la detección precoz de los problemas con el lenguaje en el niño. También porque a edades tempranas el cerebro del niño tiene mayor plasticidad. El fracaso escolar lleva también añadido una baja autoestima, miedo a hablar o leer en público, reclusión social, etc.

Como ayudar a tu hijo con los problemas con el lenguaje

Lo primero de todo como ya hemos dicho es una detección temprana del problema. Cada niño tiene su ritmo personal de empezar a hablar a leer bien. No se puede forzar a que todos hablen y lean al mismo ritmo. Dicho lo cual, los padres y profesores son los primeros en darse cuenta de si el niño tiene algún problema.

Si el menor demuestra dificultad para comprender lo que se le dice, cuando después de leer algo no es capaz de decirte de que se trata o si confunde unas letras con otras… Seguramente son signos de que algo no va bien.

Apoyo de la escuela y de profesionales

En algunos colegios existen orientadores y logopedas que pueden ayudar al niño. Desgraciadamente la mayoría de centros no disponen de suficientes recursos. Por esa razón, en estos casos es necesaria la ayuda de un profesional externo para que oriente tanto a padres como a los profesores. La estimulación temprana por parte de los padres es fundamental. Si vives en Madrid o cerca, te recomendamos que consultes con nuestros amigos del Gabinete Senda, que podrán valorar la situación de tu hijo y te ayudarán a solucionar los problemas que pueda tener.

Por supuesto, hay que intentar que el niño no deje de leer y escribir. Además de los cuentos y los libros, hay otras herramientas, como participar escribiendo cuentos con más personas, que es lo que ofrecen en webs como Inconclusos.com.

Existe también un test por internet para ver si tu hijo es dixlésico o no, también hay centros especializados donde pueden recibir una ayuda personalizada.

Las nuevas tecnologías invaden las aulas

Las tecnologías van ganando cada vez más terreno en las escuelas. Cuando nosotros íbamos al cole la teníamos en el aula de informática. Ahora, se ve cada vez más en todas las clases. Las pizarras digitales están sustituyendo a las de toda la vida y cada vez es más común el uso de tablets y ordenadores.

Utilización de tecnología por parte de los profesores

Ya hay muchos colegios que utilizan la pizarra digital o la pizarra digital interactiva que es más nueva. Para quien no lo sepa, una pizarra digital es poco más que un proyector que muestra imágenes en cualquier elemento. Este puede ser desde una pizarra hasta la misma pared. Se controla con los elementos que se controla el ordenador (teclado, ratón…)

Pizarra digital interactiva: la pizarra de moda

La pizarra digital interactiva, se controla a través de sensores que detectan las pulsaciones y movimientos que se hacen sobre la superficie. De este modo, el ordenador puede captar lo que hace el profesor y reaccionar, por ejemplo dibujando por donde pase el “lápiz” el profesor.

Pizarras transportables

Algunas de estas pizarras son fácilmente transportables. No hablamos simplemente de ruedas, si no que pueden estar compuestas de un pequeño computador, del proyector, y del sensor que se puede adaptar a cualquier superficie. De este modo, poniendo el sensor en la esquina de cualquier superficie blanca, podría convertirla en una pizarra digital interactiva.

pizarra-digital

Es necesario que los profesores reciban una formación específica

Sin embargo el profesorado debe contar con la formación adecuada tanto sobre la tecnología a utilizar como sobre las nuevas metodologías. Ya no valen las frases del tipo “Ya me lo han tocao”. No solo se trata de formación técnica, si no que el profesor debe saber aprovechar el abanico de posibilidades que le abre esta tecnología.

Realidad virtual

La realidad virtual también está en auge. En nuestra época veíamos fotos del tema que estuviéramos dando. Hoy, en algunos colegios, los niños hacen excursiones virtuales por ciudades del antiguo Egipto. Pueden navegar inmersos por sus ruinas, o pasear por una recreación de la ciudad tal y como era en sus años de esplendor. Parece de cuento, pero es real.

Para ciertas clases, este nuevo tipo de enseñanza es maravilloso. Los niños no solo atienden a la clase, si no que quedan inmersos en ella. Seguro que en un futuro no muy lejano, lo que hoy vemos como un lujo existente en los colegios más elitistas, estará a la orden del día en cualquier escuela o en casa.

Tablets en clase: utilización por parte del alumnado

tablet-aulas

También los ordenadores, las tablets y hasta los móviles se están volviendo cada vez más comunes en el aula. Bien utilizados, pueden ayudar, pero esto tiene muchos peligros.

En primer lugar, hay mucho temario y ejercicios que son muy visuales. Se dice que el niño aprende más rápido. Esto ofrece velocidad a la hora de tratar los temas, pero no se tocan con la suficiente profundidad. Por ejemplo, los ejercicios drag and drop de inglés son muy prácticos, pero sin escribir no se fijan las palabras.

Gamificación

Ya dedicamos un par de artículos a la gamificación en las aulas, que cada vez está más de moda. Para utilizarla en la enseñanza, las tecnologías pueden ser grandes aliadas. No obstante, los profesores deben recibir formación para aprovechar tanto la gamificación como las tecnologías asociadas.

Problemas del uso y abuso de la tecnología en clase

Los niños con tecnología en las aulas pueden tener más distracciones, o recurrir al fraude chateando entre ellos y enviando fotografías de exámenes. En nuestra época los profesores solo tenían que controlar si alguien había copiado de la Encarta. Después aparecieron páginas como “el rincón del vago”. Hoy en día, con la información de internet, cualquiera puede hacer trabajos con muy buenos contenidos sin haber tenido que leer nada del tema. Ya no se va a la biblioteca ni se emplean enciclopedias o bibliografía en papel. Por lo que el modo de pedir trabajos y la forma de evaluar la adquisición de conocimientos, ha tenido que cambiar.

Uso de la tecnología para conseguir la atención del menor

Si se recurre a vídeos y materiales animados interactivos por que el niño no es capaz de concentrarse, posiblemente esa persona nunca será capaz de concentrarse cuando le den instrucciones orales. Y la falta de concentración es un problema creciente en un mundo donde cada vez hay más infoxicación.

Además aunque cada vez menos, sigue existiendo una desigualdad en el acceso a la tecnología fuera de la clase.

Por último existe un problema en cuanto a privacidad. Los datos que los niños compartan en la red pueden ser espiados, y hay el riesgo de que los datos de carácter sensible acaben cayendo en malas manos. Mucho que aprender en este nuevo universo en nuestros colegios

Tipos de bullying y como ayudar al niño

¡Hola! En regalacuento, en algunas ocasiones dejamos nuestros cuentos para profesores y nos dedicamos a reflexionar sobre temas más serios, porque nos preocupa la educación, y nos preocupan nuestros peques. Hoy es una de esas ocasiones.

Ayer hicimos una introducción al tema del acoso escolar. Hablamos de por qué se produce, de cómo identificar al agresor y dimos unas guías para evaluar el problema. Esta última parte es muy importante, ya que a veces se identifica como acoso comportamientos que son normales, y otras veces este acoso pasa desapercibido. Por eso, para que podáis identificar los casos en que realmente existe bullying hoy os hablaremos sobre los diferentes tipos que existen.

Tipos de acoso o bullying

Bloqueo social

Casi una de cada 3 víctimas de acoso, sufre este tipo de bullying. Se pretende marginar a la víctima, sin dejarle participar en los juegos, y haciendo que los demás le retiren la palabra. A menudo se intenta hacer llorar al menor para presentarlo ante los demás como un cobarde o flojo. Es la forma más común de acoso y al mismo tiempo la más difícil de detectar y combatir.

acoso-escolarHostigamiento

También está muy extendida, aunque lejos de la anterior. Una de cada cinco víctimas de acoso sufre este tipo de bullying. Incluye las conductas de acoso psicológico: burlas, faltas de respeto, menosprecio… Hay que ver la intención que se oculta tras este comportamiento. El hostigamiento siempre incluye odio y crueldad. Poner un mote, por ejemplo, puede ser algo cariñoso o sin mala intención o puede esconder desprecio. Dependiendo de la intención sería o no bullying.

Manipulación social

Es mucho más sutil que las anteriores y aparece también en uno de cada cinco casos. Consiste en la difamación de la víctima para que le aparten. Todo lo que diga o haga, no importa lo que sea, se utilizará en su contra.

ciberbullyingCoacción

Un sistema no tan habitual como los anteriores pero más peligroso. Amenazando a la víctima o a sus seres queridos se consigue que la víctima haga cosas que no desea. El menor cada vez está más atrapado y a menudo se siente culpable. El acosador logra mayor poder social, pero en otros casos es mucho peor. Esta técnica la utilizan los pederastas o los ciberacosadores.

Exclusión social

Si la manipulación social, el bloqueo y el hostigamiento pretendían mostrar una mala imagen del menor, con la exclusión se pretende aislar al menor. Se le ningunea y se impide directamente que participe en los juegos.

agresión-escolarIntimidación, agresiones y amenaza a la integridad

Son las menos habituales y las más visibles. Se pretende provocar el miedo en la víctima para extorsionarle o simplemente porque el agresor logra cierto poder social. En estos casos se puede llegar a la violencia.

 

Ayudando a las víctimas

A menudo los niños que sufren acoso mienten para no admitir su realidad. El niño se infantiliza y puede empezar a tener comportamientos sociales atípicos. Algunos de estos son las llamadas de atención o no querer relacionarse con los demás. En ocasiones estos niños tienden a buscar la amistad de profesores en vez de la de los niños de su edad.

Mucha paciencia y amor son las claves

Hay que intentar ayudar para que se sientan arropados y para que sean realistas. Esto debe hacerse con mucha paciencia y sin forzarles, ya que los niños que se encuentran en esta situación, muchas veces tienen una sensibilidad muy marcada.

Los pensamientos negativos

Otro peligro es que el niño entre en un bucle de pensar en la venganza. O simplemente en pensar en lo que habría podido pasar si hubiera actuado de otro modo, o si fuera más fuerte. A menudo se genera un sentimiento de culpabilidad. Los pensamientos negativos que pueden hacer más daño que el acoso en sí mismo. Por lo que se debe ayudar al menor para no entrar en este ciclo. La venganza no le hará sentir mejor y no se puede cambiar lo que ha pasado. Por último, debe entender que lo que ha pasado no es culpa suya.

Si el daño psicológico no se cura bien, además de acompañar toda la vida al niño, es posible que éste busque un chivo expiatorio sobre el que descargar su frustración y sed de venganza, por lo que el acosado puede convertirse en acosador

Consecuencias a largo plazo

En los casos en que el acoso se alarga o se repite, aumentan las consecuencias llegando a producirse secuelas biológicas y mentales. Las víctimas se vuelven más propensas a padecer depresión, trastornos del ánimo e incluso estrés postraumático.

En algunos casos se puede considerar la opción de ofrecer ayuda psicológica a los niños que han sufrido acoso. No obstante, si llevar al niño a un psicólogo le va a hacer sentirse un bicho raro, quizás ésta no sea la mejor opción.

bullying
Una de las consecuencias del bullying es que la víctima se retrae y puede entrar en una espiral de negatividad.

Si has detectado en tu hijo comportamientos extraños, ten cuidado: es posible que esté sufriendo bullying. Aunque, por el otro lado, si ves que se está convirtiendo en un mini-emperador, también debes vigilar. Es posible que acabes criando a un pequeño acosador. Sea como sea, son situaciones que deben intentar cortarse por lo sano. Contacta con el centro escolar con la mente abierta, ya que ellos te podrán decir mejor cómo se comporta tu peque en clase, y quizás puedan ofrecerte ayuda.

El segundo caso lo define muy bien el juez de menores Emilio Calatayud, del que me gustaría hablar otro día.

Hasta mañana si me dejan escribir, que empezamos la campaña y entre cuento y cuento cada vez se está volviendo más imposible seguir con el blog.