Hola papás y mamás. Hace unos días hablamos de la flipped classroom o el aula invertida. El concepto que difiere totalmente de lo que se entiende por una clase normal. Resumiendo: la educación clásica consiste en que el profesor imparte unos conocimientos, el alumno es pasivo en clase y después debe estudiar o hacer deberes en casa para retenerlos. La flipped classroom es un cambio de paradigma que ofrece un nuevo enfoque al modo en que se imparten los temarios. Pero, no hay una sola manera de hacer este cambio, y hoy hablaremos de los diferentes modos.

Flipped classroom

Aula invertida tradicional

Esta metodología es la más habitual, sobre todo durante los primeros cursos. Los estudiantes preparan la materia con videos explicativos cortos. Al llegar a clase practican los conceptos a través de ejercicios, proyectos o debates. El profesor comprueba esos conocimientos y los corrige de forma personalizada. Tras la clase, los alumnos deben revisar lo que han aprendido y ampliar los conocimientos.

Aula invertida de debate

Los estudiantes tienen diferentes videos entre los que elegir, o bien los videos asignados son distintos para cada uno. Durante la clase los alumnos pueden debatir los puntos de vista de cada video, compartiendo las ideas y formándose no sólo en la materia, sino también en argumentación y dialéctica. Este tipo de flipped classroom suele ser para más mayores, para potenciar técnicas de negociación, política o emprendimiento.

aula invertida de debate

Aula invertida de demostración

El profesor graba un tutorial sobre cómo hacer un experimento, o alguna otra cosa. El alumno debe ser capaz de replicarlo en clase y explicar por qué sucede el resultado.

Aula invertida grupal

Como en los casos anteriores, el alumno se forma a través de videos u otros recursos. Sin embargo, en este caso, los estudiantes trabajarán juntos en los contenidos para aprender unos de otros. Los contenidos que haya estudiado cada uno pueden ser incluso diferentes para potenciar por un lado la capacidad de los estudiantes de explicar el tema, como la capacidad de escuchar, comprender y asimilar los conceptos que les ofrecen los demás. Con este método se valora el trabajo colaborativo, que les será muy útil en el futuro.

Aula invertida virtual

En algunos casos, los alumnos no acuden a clase, si no que se hace todo a través de internet. Es lo que sucede con las universidades online, o en el caso de niños desplazados a otros países que optan por seguir estudiando allí. También se puede dar en entornos rurales donde el niño sí va al colegio, pero sus compañeros tienen edades muy diversas, por lo que le dirige otro profesor con el que se ven poco. En estos casos el alumno recibe unos materiales que debe prepararse por su cuenta y tiene sesiones de refuerzo personalizadas, que se han acordado previamente. Estas sesiones generalmente se dan a través de Internet.

Aula invertida doble

El aula invertida doble, consiste en que el alumno asume el rol del profesor. De hecho, hay estudios que afirman que el mejor modo de fijar una materia, es cuando debemos enseñarla. En este caso, se puede pedir al alumno que imparta la clase y podemos incluso preguntarle, o hacer que el resto de la clase ponga a prueba sus conocimientos. También podemos hacer que sea el alumno el que grabe el video explicando el tema.

aula invertida doble

En el aula invertida doble el alumno asume el rol de profesor

Esperamos que os haya gustado el artículo. Feliz viernes y ¡que tengáis un fantástico fin de semana!

 

 

A %d blogueros les gusta esto: