Hola a los padres y madres que estáis siguiendo esta serie de artículos para ayudaros a seleccionar entre tantas escuelas infantiles. En el post de ayer hablamos de las características que deben tener los centros y su personal. También hablamos de la importancia de que el centro esté cerca, o de la reputación de las escuelas infantiles, y de cómo obtener opiniones de ellas. El artículo de anteayer hablaba de las diferencias entre centros públicos y privados.

Juegos en las escuelas infantiles

Todos los juegos deben ser seguros. El suelo debería ser de cesped, arena, u otro material blando, para evitar heridas si hay caídas.

Este artículo pretende entrar en la importancia de la limpieza y seguridad en las escuelas infantiles. ¿Sabes en qué debes fijarte para saber si el centro es bueno en esos aspectos? Hoy te lo aclaramos.

Seguridad en las escuelas infantiles

La seguridad en las escuelas infantiles también va adaptada a los pequeños. No basta con los elementos de seguridad básicos. Los centros deberían disponer de elementos de protección como estos para evitar chichones o accidentes.

Limpieza y seguridad

Debemos comprobar también la higiene, a poder ser durante el curso. Hay que prestar especial atención al suelo y a las paredes, constatando que están limpios. También hay que vigilar que no haya basura o suciedad a la vista y menos aún al alcance de los niños. Por supuesto, todo el material de limpieza debe quedar fuera del alcance de los pequeños.

La seguridad también es muy importante. Las ventanas deben estar fuera del alcance de los peques o deben tener rejas. Hay que comprobar que el centro dispone de medidas de protección. No solo detectores de humo o las medidas que debería tener cualquier centro normal. También deberían contar con algunos elementos adaptados a niños pequeños: los radiadores deben estar cubiertos, los enchufes fuera del alcance de nuestros hijos o con protección, las esquinas también deberían tener protecciones para evitar accidentes… Además el centro debe contar con botiquines de primeros auxilios, también fuera del alcance de los niños.

Por otro lado, todo lo que vayan a usar los pequeños debería estar adaptado para ellos, las mesas y las sillas, si las hay, las camitas, que además deben ser firmes y estar en zonas bien ventiladas. Las barandillas, si hay escaleras, también deben estar a su altura… Además deberían tener aseos propios con váteres y lavamanos a medida.  Para los más pequeños debería haber una zona para el cambio de pañal.

Mañana seguiremos hablando de la flexibilidad en las escuelas infantiles en cuanto a horario, matriculación, enfermedades, etc. Os dejo, que tengo que parar a la bruja de Blancanieves, que se ha hecho con un cargamento de manzanas y quiere ponerse a repartirlas. Ya sabéis que la vida en esta cueva-taller de cuentos nunca es fácil. Eso sí: no nos aburrimos.

A %d blogueros les gusta esto: