Hola a todos. Después de explicar las diferencias entre escuela infantil pública y privada, seguimos donde lo dejamos ayer. Estábamos intentando seleccionar el centro que más nos conviene. Hoy hablaremos de las características que debe tener el centro. Hablaremos de la reputación y entraremos en detalle en las instalaciones y los educadores, para asegurarnos de que la escuela infantil que seleccionemos sea realmente buena para nuestro peque.

Puntos básicos: cercanía y reputación

Hacer esta selección no es sencillo. Queremos lo mejor para nuestro bebé, y a veces la escuela infantil que tenemos más cerca no es la mejor. Sin embargo esto tiene varias ventajas ya que el niño estará en su entorno, los amigos estarán cerca y si hay alguna emergencia nosotros o algún conocido podrá acudir rápidamente.

Primero hay que hacerse una idea de las opciones que tenemos, es decir hacer un listado de las escuelas infantiles. Una vez tengamos definidas las opciones, debemos pensar si conocemos a alguien que lleve a sus niños allí. Éste es un factor importante, ya que se trata de personas que nos van a dar su experiencia de primera mano. Si no conocemos a nadie, siempre se puede visitar en horario de entrada o salida para preguntar su opinión a otros padres y madres. Esto nos dará una idea de la reputación del centro. También podemos valernos de otros sistemas como buscar en internet. En cualquier caso, todos los comentarios positivos o negativos nos ayudarán a hacernos una idea de la reputación de la escuela infantil.

Instalaciones de la escuela infantil y educadores

Por otro lado debemos asegurarnos de que el centro disponga de todos los permisos legales. Las instalaciones deben estar en buenas condiciones. Debe entrar luz natural y tener buena ventilación. Los patios y aulas deben ser suficientemente amplios para el número de niños que vaya a haber en cada recinto. Además los patios deben tener sombras y juegos adaptados a los pequeños. También debería haber juegos en una zona del centro cubierta para los días de lluvia.

aula de escuela infantil

 

Personal de la escuela infantil

Los educadores y personal de apoyo deben tener la formación adecuada y actitud paciente y comprensiva. Si al hablar con ellos notamos que se ponen nerviosos y les importunamos, es posible que tampoco aguanten bien a nuestros hijos. Intenta visitar el centro en horario lectivo y fíjate en cómo tratan a los niños.

Es importante comprobar que el personal, además de ser correcto y cariñoso con los niños, esté motivado. Si no trabajan con ilusión o los sueldos son malos, cuidarán peor a nuestros peques. No solo eso, sino que es posible que más de uno se vaya al encontrar un trabajo mejor. Y aunque encuentren nuevos cuidadores, los cambios a esas edades no son fáciles, sobre todo si se convierten en algo frecuente.

En el caso anterior, si no se encuentra sustituto, el porcentaje de personal por niño disminuirá. Y aquí llegamos a nuestro siguiente punto: la proporción de educadores por niño  es importante. La cantidad de niños por aula y patio también se deben tener en cuenta, así como la amplitud de estos y que todas las instalaciones sean de calidad y estén en buenas condiciones.

Además el centro debe ser acogedor. No solo en cuanto a las instalaciones y decoración, si no también en el trato. Mejor si se fomentan las actividades que involucren a los padres: excursiones, festivales, etc. Si el personal del centro obstaculiza o disuade a los padres de que se acerquen y visiten el centro, es posible que escondan algo.

Mañana hablaremos de como debe ser la limpieza y los elementos de seguridad que debe tener una buena escuela infantil. Hasta entonces, os deseamos que paséis un buen día.

A %d blogueros les gusta esto: