Hola papás y mamás regalacuenteros. Hoy seguimos hablando de cómo elegir entre la gran oferta de escuelas infantiles a la que podemos optar. Ya llevamos varios días hablando de esto. Si acabáis de llegar por aquí, os recomendamos que empecéis con el primer artículo de esta serie sobre selección de escuela infantil para nuestros peques. En éste de hoy, nos centramos en la flexibilidad que permiten las escuelas en cuanto a horario, matriculación, acceso de los padres y la posibilidad de llevar al niño cuando está enfermo. Esperamos que os ayude.

Flexibilidad de la escuela infantil

La flexibilidad de la escuela infantil es un punto muy importante, especialmente para algunos padres. Los centros privados suelen permitir una mayor libertad, a la hora de dejar o recoger los niños. Esto no significa que la flexibilidad de las escuelas infantiles públicas sea nula, pero es bastante menor. Háblalo antes de seleccionar la escuela infantil en la que vas a dejar a tu hijo.

El plazo de matriculación también difiere entre las públicas y las privadas. Estas últimas, suelen permitir que el niño empiece en cualquier momento del año. Por otro lado hay que recordar que algunas escuelas infantiles privadas tienen un horario más amplio y siguen abiertas incluso en verano y algunos festivos.

También hay escuelas infantiles que permiten a los padres acudir en cualquier momento. De ese modo podrás ver como se atiende a tu hijo en el día a día. Es lo que se conoce como puertas abiertas. Esto es una garantía de que el servicio es bueno, pero también hay que valorar que es posible que a menudo haya “extraños” entrando y saliendo de la clase. Si nuestro bebé es nervioso, quizás esto no sea lo más conveniente.

Lo que suelen permitir la mayoría es un periodo de adaptación. Esto significa que al empezar el curso los niños van menos horas, que se aumentan poco a poco, y que pueden estar con sus padres, por lo menos un tiempo, los primeros días. Con esto se pretende facilitar la adaptación y que el niño identifique el aula como un entorno familiar y seguro.

Cuarentena: si tu hijo está malito, es posible que no puedas llevarlo a clase

Cada centro tiene su propia política a la hora de llevar niños enfermos o las revisiones y vacunas que deben llevar los peques. En este punto debes sopesar los pros y los contras de cada opción.

niños enfermos en escuelas infantiles

La política sobre llevar niños enfermos, los controles y vacunaciones difiere de una escuela infantil a otra

Una normativa más estricta implica que tendrás que llevar las revisiones al día. Y si tu hijo se pone enfermo quizás no puedas llevarlo a clase. En ese caso debes poder quedarte con él o contar con una alternativa de las que comentamos en este otro artículo.

Una política más laxa significa que posiblemente puedas llevar al niño aunque esté enfermo. Sin embargo, esto implica más contagios. Además, más de una vez puede haber uno o más niños malitos que posiblemente lloren. Y niños llorando suele conllevar aumento del estrés tanto del personal como de los mismos niños. Hay que tener muy claro como manejan estas situaciones en el centro para evitar que los otros niños se contagien o estén incómodos.

La mayoría de escuelas infantiles buscan un punto de equilibrio entre estas dos opciones. Según tus necesidades tendrás que escoger, pero debes tener clara la política de cada escuela infantil. Además, a no ser que ésta sea muy permisiva, debes tener un plan alternativo si tu niño ha de quedarse en casa.

Mañana seguimos con esta misma serie. Hablaremos de los programas educativos de las escuelas infantiles. Aunque parezca que en esas edades no es importante, el cambio entre tener un buen programa o no implica un cambio significativo.

A %d blogueros les gusta esto: