Érase una vez, en un lugar no tan lejano, antes de la llegada del exceso de canales, y mucho antes de que se oyera hablar de televisión por satélite y TDT existían solo un par de canales de televisión, tres a lo sumo, si contamos las televisiones regionales. Si queríamos ver una película había que esperar a que la echaran en la tele o teníamos que salir al videoclub para alquilarla. Hoy os hablamos de las películas clásicas para ver con los niños.

Nuestra relación con la tele

Antes no pasábamos tanto tiempo con la tele, pero las ocasiones en que lo hacíamos eran mágicas. Esperábamos con ansias a que echaran esa peli que todos teníamos ganas de ver. Nos juntábamos en familia y era un acontecimiento que aguardábamos con expectación. Al día siguiente se comentaba en clase. De hecho ya lo habíamos hablado unos días antes, en cuanto empezaban a anunciarla. Algunos la grabábamos en video para poder volver a verla más adelante. Quizás no la podíamos ver al momento, pero sabíamos que la grabación nos esperaría al día siguiente.

Hoy os hablaré de las películas que marcaron nuestra infancia y que podemos revivir con nuestros hijos. Seguramente se me olvidará más de una, pero para eso están los comentarios. Este artículo no es para hacer una lista exhaustiva, ni tampoco pretende descubriros nada nuevo. Simplemente queremos despertar al niño que lleváis dentro para ponerlo en contacto con vuestros peques, y si os animáis, compartir con él algo tan especial, que aunque no tenga los efectos especiales de ahora, hay que reconocerlo: Molaba mucho más.

Si no habéis visto alguna: ¡Cuidado! Puede contener spoilers.

Amor verdadero

El amor verdadero es lo más grande del mundo. A excepción de los bocadillos de cordero lechuga y tomate, cuando el tomate está maduro y el cordero está en su punto. Peeeeeero… no ha dicho ‘amor verdadero’, sino ‘farolero’. Ha dicho claramente fa-ro-le-ro. y como sabemos farolero significa tramposo.

Si esta cita del Milagroso Max o las palabras “como desees” te hacen reconocer de qué película estamos hablando, seguro que sabías a qué película hacíamos referencia en nuestro artículo sobre escuelas inteligentes. ¿Ya sabes de qué película hablamos?

La princesa prometida muestra como el amor todo lo puede. El protagonista debe surcar mares, luchar con un malvado enano siciliano, espadachines y hasta con un gigante e incluso resucitar para recuperar a su amor verdadero. Una película que valora la valentía, el amor, la amistad y la justicia. Aunque como dice el abuelo: “¿Quién te ha dicho que la vida tenga que ser justa?”

Willow

peliculas-willow

Mucho antes de que Peter Jackson llevara El Señor de los Anillos al cine nosotros vimos Willow, con un guión basado en una historia de George Lucas y producida por él mismo. Aunque viéndola ahora los efectos puedan ser un poco cutres, en su día nos parecían alucinantes. De hecho, la falta de efectos especiales se suplía con mucho arte y un guión impecable.

Esta película pretende enseñar que nada es imposible. Un enano que debe proteger a la niña que salvará el mundo, un ladrón redimido, la hija de la malvada bruja que se arrepiente de ser su asesina. Todos tenemos en nuestra mano ser mejores y hacer el bien.

De nuevo se tocan temas como la amistad y el amor, con una gran dosis de fantasía y aventuras. Magia, enanos, espadas, ogros y hasta un dragón nos envolverán en este mundo medieval en el que el compañero del protagonista, interesado solo en el dinero, acabará ayudando en una causa tan noble como la salvación del reino. ¡Y al final se lleva a la chica, que es la hija del villano/villana! ¿Os he dicho que está basada en una historia de George Lucas? ¡Madmartigan es un Han Solo fantástico-medieval!

¡Un momento Doc! ¿Me estás diciendo que…? Sí… Willow y Luke son granjeros. Si Willow es aprendiz de mago, Luke es un padawan. Y si en la primera película Willow debe ir a una isla abandonada a encontrar a la maga que le ayudará, Luke no iba a ser menos. En su caso una isla quedaba algo sosa, así que lo mandamos a un planeta perdido. Este George Lucas sí que es un fa-ro-le-ro. Willow no está basada en una historia cualquiera de George Lucas. La película Willow es Star Wars cambiando los escenarios…

Los Goonies

peliculas-goonies

Los Goonies es otro clásico de la época, en el que se trata la amistad de un variopinto grupito de amigos con un rollito muy ochentero que, debido al éxito apabullante de la película, tantas veces se ha intentado imitar. Ejemplos de esto son películas como Super 8 y la famosa serie Stranger Things, que aunque tengan tramas muy diferentes, sí que cuentan con elementos que intentan recuperar algo de la frescura de esta película.

Por supuesto el momento en que se rodó es muy distinto al actual. Tenían niños muy diferentes, cada uno con sus características y defectos. Los chavales se metían unos con otros y todos tenían su carácter y sus historias, pero no había duda de que todos se querían. Un ambiente muy sano, en el que aunque le pidieran a “Gordi” el supermeneo, todos sabíamos que cualquiera daría su mano derecha por él.

Más fantasía e imaginación

La historia interminable nos hizo soñar y amar los libros. ET llevó la amistad hasta límites insospechados. Los gremlins nos hicieron dar más de un bote. Si queríamos fantasmas teníamos a Los cazafantasmas, que en la humilde opinión de un pobre duende menor, molaba mucho más que los remakes.

Viajamos en el tiempo con Marty Mcfly. Descubrimos un mundo enorme con Cariño he encogido a los niños. Disfrutamos como niños en Nunca Jamás con Hook. Disfrutamos de las sagas de Star Wars, Indiana Jones, y de las originales de Superman y Karate Kid.

Hay que reconocer que hemos tenido unas pelis que nos han marcado. Porque ver cada una era un evento único. Ya me contaréis cuál os ha gustado más a vosotros, o si os viene alguna otra a la mente.

Yo os dejo ya, que tengo que ir a dar un paseo por la cueva-taller donde tenemos a todos los personajes de los cuentos. A ver si me encuentro con Willow y Sorsha para decirles que se hagan unas pruebas, porque seguramente son hermanos.

A %d blogueros les gusta esto: