Ayer hablamos de los juegos a los que jugábamos de pequeños. Estuvimos hablando de juegos que podíamos hacer en interiores. ¿Recordáis lo sano que era estar de arriba a abajo todo el día? Corriendo y jugando en la calle… Pues hoy os traemos más juegos clásicos a los que jugar en el parque, en el campo o en cualquier terreno: juegos al aire libre. Seguro que si tus hijos juegan a esto durante un rato, dormirán mucho mejor.

Este artículo está muy en línea con la educación al aire libre. Esa tendencia que está llegando a las escuelas y de la que os hablamos el otro día. Si lo recordáis, consiste en volver al entorno natural ya que es muy beneficioso para nuestros niños. Pues ya que se trata de hacer actividades, ¿por qué no probar estos juegos al aire libre?

Rayuela

rayuelaEl primero de los juegos al aire libre del artículo de hoy es la Rayuela o Charranca. Aunque también recibe muchos otros nombres. Es un juego que tiene muchos años.

Necesitaremos una tiza para pintar el “tablero” en el suelo. Hay varios modos de pintarla, pero consiste en cuadrados numerados. En su forma más común en España mirándola de abajo hacia arriba, contendría 3 cuadrados seguidos individuales, marcados con los números 1 al 3. Después se ponen dos más pero estos están uno al lado del otro con el 4 y el 5. El 6 es individual, y después van el 7 y 8 dobles. Por último se ponen dos más individuales, primero el 9 y después el 10.

Los jugadores, uno por uno deben lanzar el “tejo” que será una una piedrecita o un objeto que no rebote dentro del cuadrado con el número 1. A continuación se deben recorrer todas las casillas. En las casillas individuales se debe ir saltando a la pata coja, y en las dobles se usan los dos pies. En la última hay que dar la vuelta de un salto y volver. A la vuelta, cuando llegamos a la casilla en la que está el tejo, debemos agacharnos a recogerlo, si estamos a la pata coja, debemos recogerlo sin apoyar el otro pie.

La siguiente vez que nos toque, el tejo debe lanzarse al nº 2, después al 3, etc. Gana el primer jugador que haya lanzado y recogido el tejo de la casilla final. Si un jugador no acierta al lanzar el tejo a la casilla que le toca, pisa alguna línea o fuera de las casillas que le tocan, el turno pasa al siguiente jugador y tendrá que repetir cuando vuelva a tocarle el turno.

Es un juego muy simple y antiguo que ayuda a los pequeños a desarrollar la coordinación visual y motora, la agilidad y motricidad.

El escondite

Entre los juegos al aire libre más antiguos encontramos el escondite. Seguro que lo conocéis, pero no está de más recordarlo. Para jugar es necesario un lugar con ciertos lugares en los que esconderse. El que “la liga” contará hasta el número que haya decidido el grupo con ojos cerrados, o contra un árbol o algún objeto que le impida ver.

Cuando termina la cuenta debe gritar “el que no se haya escondido tiempo ha tenido” y empezar a buscar a los otros que estarán escondidos. En cuanto vea a alguno debe volver al lugar en el que ha empezado a contar y decir su nombre. Termina cuando haya dicho el nombre de todos.

Normalmente, el siguiente en “ligarla” será al primero al que haya encontrado.

Hay dos posibilidades de que el que está contando tenga que volver a empezar:

  1. Si “rompe la olla”, es decir: ve a alguien y no está seguro de quién es, por lo que piensa que es otra persona y se equivoca al decir el nombre.
  2. Si alguien, llega antes que él al punto donde se contó y dice “Por mí y por todos mis compañeros”. Aunque esto no siempre es así. La norma debe acordarse antes, ya que se puede decidir que ese jugador salve a todos o que solamente se salve él o ella (debe decir “Por mí”). Obviamente un jugador no puede quedarse indefinidamente en casa. Podemos acordar un tiempo máximo y el que pilla puede contar para que salga de la zona segura. Eso sí, debería alejarse un poco para dejarle espacio para salir.

Cortar el hilo

Es un juego similar al pilla-pilla, también incluido entre los juegos al aire libre. Sobre todo por que este juego puede requerir más espacio. En este caso el que “la liga” debe decidir y comunicar primero a quien va a pillar. En ese momento se establece un “hilo” imaginario entre ellos. Si mientras va a pillarlo, otro jugador pasa entre ellos dos, corta ese hilo, y el que pilla debe ir a por el que ha cortado el hilo. Si alguien pasa entre ellos, de nuevo cambiaría la persona a la que se debe pillar.

Es un juego que requiere mucha atención, pero asegura también mucha diversión.

El pañuelo

Para jugar al pañuelo, se necesitan dos equipos con el mismo número de jugadores, un pañuelo, y espacio para correr.  Este juego, aunque lo incluyamos entre los juegos al aire libre, se puede jugar también a cubierto. Lo primero es limitar la zona de juego marcando tres líneas paralela a una distancia establecida. Cada equipo empieza detrás de una de las líneas en los extremos. Los equipos reparten números entre los jugadores. Cada jugador tendrá su número propio. Si un equipo tuviera un jugador menos, uno de ellos podría tener dos números, para cubrirlos todos.

el-pañuelo-juegoUna persona imparcial o árbitro se sitúa en la línea central sujetando un pañuelo con el brazo estirado y dice un número. Los jugadores de cada equipo que tengan ese número salen corriendo a atrapar el pañuelo. Cuando uno lo atrapa, debe volver corriendo a su base y el otro debe intentar agarrarlo.

Gana el jugador que atrapa el pañuelo y llega a la base sin que lo agarre el contrario o, en el caso de que el otro atrape el pañuelo, si consigue atraparlo. Los jugadores que pierden se pondrán al lado del árbitro con la mano extendida. Si alguien de su equipo agarra el pañuelo en los siguientes turnos, puede tocarlos y podrán huir intentando llegar a la base antes de que los atrapen. En ese caso el jugador del equipo contrario, además de atrapar al que lleva el pañuelo, puede intentar atrapar a cualquiera de los jugadores que estén corriendo.

El juego termina cuando a un equipo no le queden jugadores en la base. El otro equipo se proclama vencedor.

Los números pueden asignarse aleatoriamente o acordar hacerlo según la edad si se juega con niños de diferentes edades, para que sea lo más igualado posible.

Pañuelo doble

Es una versión modificada del juego anterior. También podemos jugar al aire libre o a cubierto. Se empieza igual, pero el árbitro sostiene 2 pañuelos. Uno con cada mano, con los brazos en cruz. Al decir el número, saldrá también un jugador de cada equipo que agarrará uno de los pañuelos. Debe ir a la base contraria, atar el pañuelo a uno de los jugadores contrarios en el brazo. A continuación correrá a su base para desatar el pañuelo del brazo de su compañero. Volverá a la otra base para atárselo a un contrario en la pierna. Irá corriendo de nuevo a su base, a desatar el pañuelo de su compañero y lo llevará al árbitro.

En este caso los que pierden no se eliminan, si no que los vencedores suman un punto y gana el equipo con más puntos, aunque también puede establecerse al principio a cuantos puntos hay que llegar para ganar. No está de más, avisar al principio del juego de que no se vale hacer nudos dobles.

 

Esperamos que nuestro listado de juegos al aire libre os haya gustado. Mañana seguiremos con más, que requieren más espacio y duran más rato. Pero si mientras tanto se os ocurre algún juego más que nos hayamos dejado, no dudéis en dejarnos un mensajito aquí abajo. ¡Saludos de cuento!

A %d blogueros les gusta esto: