Hola regalacuenteros. Ayer hablamos de los pros y contras de llevar a nuestros peques a la guarde. Habíamos quedado en que hoy os hablaría de las alternativas que tenemos. La guardería no es la única opción. También podemos buscar una niñera, un familiar o bien quedarnos en casa con el o la peque. Vamos a ver las ventajas y desventajas de cada opción.

Niñera

Buscar una niñera es una opción a la que recurren muchos padres si no pueden estar con el bebé, sobretodo en los primeros años.

niñera

Una niñera puede ofrecer una atención más personalizada ya que solo tendrá que cuidar de tu peque.

El bebé, generalmente, se queda en el hogar, por lo que el cambio es menos brusco. Aunque no estén los padres, sigue en un entorno familiar, con su camita o cuna, sus juguetes, etc. Sin embargo, a no ser que salgan de casa, que vayan al parque, etc. El bebé difícilmente se relacionará con niños de su edad durante el día.

Con una cuidadora en casa, nos aseguramos de que el peque tenga una atención personalizada. Va a tener una persona exclusivamente para él o ella. Además la niñera puede hacer otras tareas de la casa si el niño duerme o está tranquilito. Y al ocuparse exclusivamente de nuestro peque es más sencillo que se adapte a nuestras normas o filosofía: explicarle el horario de dormir, lo que debe comer, etc.

Por otro lado, es una opción más costosa.  Aparte nadie controla a la niñera, por lo que debería ser alguien de confianza o con referencias. Y si ésta enferma o un día no puede ir, no hay otra persona que la sustituya o se encargue del bebé como ocurre en las guarderías.

Abuelos o familiar

Dejar a nuestro peque al cuidado de un familiar es también una buena opción si tenemos a alguien que viva cerca, que esté dispuesto y que sepamos que lo tendrá bien cuidado.

bebe con abuelos

Los abuelos son también muy buena opción con quienes nos aseguramos de que el peque va a recibir mucho cariño

Es una opción muy económica, normalmente gratuita. Además sabemos que tendrán cariño por el bebé aunque, como en el caso de la niñera, no haya nadie que los supervise. Y posiblemente compartáis los mismos valores en cuanto a la educación del niño. Eso sí, un abuelo siempre es un abuelo, y quizás sea más permisivo, sobre todo cuando el peque hace que se le caiga la baba.

Sobre la socialización del peque tenemos el mismo problema que con la niñera: el bebé no juega con otros niños si no lo sacan al parque, y si son personas mayores, es posible que se les haga más pesado salir de casa y pasear. Incluso se les puede hacer pesado el cuidado en general si el niño es muy activo. Además, si caen enfermos, tampoco hay sustituto.

Quedarnos en casa

Esta es otra opción también muy válida. Realmente con quien estará mejor el bebé es con sus padres. Y sobre todo, durante los primeros años, todos los niños tienen ese vínculo especial con su madre.

Esta opción puede salirnos cara si hemos tenido que renu nciar al trabajo, ya que reducimos los ingresos. Además algunas personas pueden sentir cierta pérdida de identidad y que renuncian a su carrera o a un trabajo que les gustaba. También puede conllevar cierta sensación de soledad o aislamiento. Esto se puede mitigar conociendo a otras madres y saliendo al parque, lo que ayudará en la socialización del niño.

Sin embargo no son todo desventajas. Aunque estar todo el día con el bebé requiera un gran esfuerzo físico y muchas veces emocional, te asegura que no te vas a perder ningún momento de esa primera etapa que es preciosa e irrepetible. Además el bebé recibirá mucho amor, ya que nadie le tratará como tú. Y te ahorrarás tener que explicar cómo quieres que lo eduquen otras personas.

Y lo más importante es que al no perderte ninguna de sus primeras gracias, en cuanto crezca, podrás enviarnoslas para nuestras categorías de humor y frases de niños.

Con esto damos por terminada la lista de las diferentes opciones que tenemos a la hora de dejar a nuestro bebé. Ya sólo nos queda hablar de los distintos tipos de guarderías, el proceso para obtener plaza y de cómo seleccionar la que mejor se adapte a nuestras necesidades. Esperamos que os haya gustado. Os dejo, que tengo que impedir que ir a pagar al flautista de Hamelin por cuidar de los niños de cuento que tenemos en la cueva, que si nos despistamos, a saber dónde se lleva a los críos…

A %d blogueros les gusta esto: