Las tecnologías van ganando cada vez más terreno en las escuelas. Cuando nosotros íbamos al cole la teníamos en el aula de informática. Ahora, se ve cada vez más en todas las clases. Las pizarras digitales están sustituyendo a las de toda la vida y cada vez es más común el uso de tablets y ordenadores.

Utilización de tecnología por parte de los profesores

Ya hay muchos colegios que utilizan la pizarra digital o la pizarra digital interactiva que es más nueva. Para quien no lo sepa, una pizarra digital es poco más que un proyector que muestra imágenes en cualquier elemento. Ëste puede ser desde una pizarra hasta la misma pared. Se controla con los elementos que se controla el ordenador (teclado, ratón…)

Pizarra digital interactiva: la pizarra de moda

La pizarra digital interactiva, se controla a través de sensores que detectan las pulsaciones y movimientos que se hacen sobre la superficie. De este modo, el ordenador puede captar lo que hace el profesor y reaccionar, por ejemplo dibujando por donde pase el “lápiz” el profesor.

Pizarras transportables

Algunas de estas pizarras son fácilmente transportables. No hablamos simplemente de ruedas, si no que pueden estar compuestas de un pequeño computador, del proyector, y del sensor que se puede adaptar a cualquier superficie. De este modo, poniendo el sensor en la esquina de cualquier superficie blanca, podría convertirla en una pizarra digital interactiva.

pizarra-digital

Es necesario que los profesores reciban una formación específica

Sin embargo el profesorado debe contar con la formación adecuada tanto sobre la tecnología a utilizar como sobre las nuevas metodologías. Ya no valen las frases del tipo “Ya me lo han tocao”. No solo se trata de formación técnica, si no que el profesor debe saber aprovechar el abanico de posibilidades que le abre esta tecnología.

Realidad virtual

La realidad virtual también está en auge. En nuestra época veíamos fotos del tema que estuviéramos dando. Hoy, en algunos colegios, los niños hacen excursiones virtuales por ciudades del antiguo Egipto. Pueden navegar inmersos por sus ruinas, o pasear por una recreación de la ciudad tal y como era en sus años de esplendor. Parece de cuento, pero es real.

Para ciertas clases, este nuevo tipo de enseñanza es maravilloso. Los niños no solo atienden a la clase, si no que quedan inmersos en ella. Seguro que en un futuro no muy lejano, lo que hoy vemos como un lujo existente en los colegios más elitistas, estará a la orden del día en cualquier escuela o en casa.

Tablets en clase: utilización por parte del alumnado

tablet-aulas

También los ordenadores, las tablets y hasta los móviles se están volviendo cada vez más comunes en el aula. Bien utilizados, pueden ayudar, pero esto tiene muchos peligros.

En primer lugar, hay mucho temario y ejercicios que son muy visuales. Se dice que el niño aprende más rápido. Esto ofrece velocidad a la hora de tratar los temas, pero no se tocan con la suficiente profundidad. Por ejemplo, los ejercicios drag and drop de inglés son muy prácticos, pero sin escribir no se fijan las palabras.

Gamificación

Ya dedicamos un par de artículos a la gamificación en las aulas, que cada vez está más de moda. Para utilizarla en la enseñanza, las tecnologías pueden ser grandes aliadas. No obstante, los profesores deben recibir formación para aprovechar tanto la gamificación como las tecnologías asociadas.

Problemas del uso y abuso de la tecnología en clase

Los niños con tecnología en las aulas pueden tener más distracciones, o recurrir al fraude chateando entre ellos y enviando fotografías de exámenes. En nuestra época los profesores solo tenían que controlar si alguien había copiado de la Encarta. Después aparecieron páginas como “el rincón del vago”. Hoy en día, con la información de internet, cualquiera puede hacer trabajos con muy buenos contenidos sin haber tenido que leer nada del tema. Ya no se va a la biblioteca ni se emplean enciclopedias o bibliografía en papel. Por lo que el modo de pedir trabajos y la forma de evaluar la adquisición de conocimientos, ha tenido que cambiar.

Uso de la tecnología para conseguir la atención del menor

Si se recurre a vídeos y materiales animados interactivos por que el niño no es capaz de concentrarse, posiblemente esa persona nunca será capaz de concentrarse cuando le den instrucciones orales. Y la falta de concentración es un problema creciente en un mundo donde cada vez hay más infoxicación.

Además aunque cada vez menos, sigue existiendo una desigualdad en el acceso a la tecnología fuera de la clase.

Por último existe un problema en cuanto a privacidad. Los datos que los niños compartan en la red pueden ser espiados, y hay el riesgo de que los datos de carácter sensible acaben cayendo en malas manos.

A %d blogueros les gusta esto: