Hola papás y mamás. Aprovechando que los peques están de fiesta, seguimos hablando de fiestas infantiles. Estos días hemos estado contándoos como hacer una fiesta para bebés de hasta 2 añitos, e hicimos otro artículo de fiestas para niños de entre 3 y 5 años. A partir de los 6 años, los niños ya tienen más independencia, ya pueden leer, y les gustan otro tipo de actividades. Hablamos de fiestas de cumpleaños, aunque los elementos descritos aquí se pueden usar en cualquier tipo de fiesta infantil, como las fiestas de graduación.

Habla con tus hijos

En este caso, en el que los niños son más mayores, empiezan a asumir responsabilidades y el tipo de fiesta depende más de sus gustos. ¿Quiere hacer una merendola o algo más grande? ¿A quién quiere invitar? Llegados a este punto es posible que tengamos que poner limitaciones. Es importante que los niños sean conscientes de éstas y que empiecen a tomar decisiones.  De este modo aprovechamos la fiesta para educar al menor.

Los niños de estas edades, a veces quieren ser protagonistas. Es posible que quiera algo que lo coloque en el centro de atención. Habrá que buscar algo que le haga feliz a él, al mismo tiempo que ayuda a que los demás lo pasen bien. Al fin y al cabo es su cumpleaños, aunque no debe olvidar ser un buen anfitrión.

Contactando con los invitados

Aquí también encontramos un cambio con respecto a los niños más pequeños. El niño ya sabe escribir, por lo que puede encargarse él mismo de hacer las invitaciones. Además puede elegir, dentro de nuestras posibilidades, el diseño de la tarjeta.

No está de más hablar con los padres. De hecho sería muy recomendable hacerlo para evitar malos entendidos. Pero aunque aportemos supervisión, la responsabilidad de hacer o escoger las invitaciones, prepararlas y entregarlas, debería ser del peque.

Preparando el menú

Menús los hay de muchos tipos, para todos los gustos y presupuestos. Incluso hay locales que te ofrecerán un plan completo con comidas y bebidas incluidas. De ese modo puedes olvidarte de todo, incluso de limpiar después. Algunos de estos lugares disponen de zona de juegos para los niños.

Encargarse uno mismo implica bastante trabajo, pero la comida será más a tu gusto. Existe una tercera opción si quieres escoger el lugar pero no tener que encargarte de la comida. Puedes contratar un servicio de cátering que te lleve la comida al lugar que elijas, o simplemente puedes encargar unas pizzas o comida a domicilio.

Un buen lugar

Como podréis imaginar, con estas edades sí que se necesita más espacio. Los niños quieren correr, moverse, jugar. Si disponemos de espacio en casa, podemos realizar la fiesta allí, pero quizás sea una buena opción buscar un lugar alternativo.  Como comentamos en un post anterior sobre fiestas, hay ludotecas que nos organizarán toda la fiesta por un módico precio. Dependiendo de lo que ofrezcan y de donde vivamos, el precio puede ser muy variado. Si no, y si el tiempo acompaña, quizás se pueda hacer la fiesta al aire libre, si conocemos algún recinto municipal gratuito o de precio más económico. Un parque con mesas puede ser una buena opción para celebrar el cumpleaños.

cumpleaños

Actividades

Como decíamos, los niños en estas edades suelen ser muy activos, así que asegúrate de que puedan ejercitarse manteniendo un relativo orden. Piñatas y juegos clásicos como el pañuelo, o simplemente organizar un partidito de cualquier deporte (por mucho que a los niños les encantaría, el quidditch queda excluído).

Podemos también contratar un espectáculo. La magia puede ser una opción, ya que suele encantarles. Por supuesto, el tipo de espectáculo debería ir de acuerdo con los gustos del peque. Si a tu hijo le gusta el protagonismo, podemos darle su momento ayudando. Por lo general, los profesionales ya saben cómo hacer que el homenajeado se sienta especial.

 

Esperamos que estas ideas os ayuden. Os deseamos que vuestro peque tenga un feliz cumpleaños que nunca olvide.

A %d blogueros les gusta esto: