Para jugar a los juegos que os traemos hoy, además de niños más mayores, será necesaria una gran extensión de terreno. Lo mejor que tienen estos juegos es que pueden jugar muuuuchos niños al mismo tiempo. Cuantos más, mejor. Así que animad a vuestros peques, que ya no son tan pocos, porque con estos juegos se aseguran horas de diversión a la vieja usanza. Además desarrollan capacidades como el trabajo en equipo y la planificación de estrategias. Porque no todo el aprendizaje tiene que hacerse en el cole.

Polis y cacos

Es un juego muy similar al escondite, pero el que “la liga” no está solo. Además el terreno suele ser mucho mayor. Un grupo son los policías y otro los ladrones (o cacos). Aquí tener cárcel es obligatorio, y el terreno debe definirse y puede ser tan grande como decidan los jugadores, pero debería ser más o menos grande y a poder ser con escondites. Puede ser desde una zona de campo hasta un pueblo (pequeño) entero.

Los niños deben ser más mayores por que al contar con mayor terreno, éstos deben ser responsables para poder ir solos y no perderse.

Los policías deben atrapar a los ladrones y el juego no termina hasta que han atrapado al último. Un ladrón libre, puede ir a tocar a los que están en la cárcel para liberarlos.

Atrapar la bandera

Se forman dos grupos con el mismo número de jugadores. Debe haber dos campos de tamaño similar, a poder ser con escondites. Podríamos, por ejemplo, seleccionar las dos mitades de un campo de fútbol al que le hayamos agregado ciertos elementos para ocultarse. La cuestión es que los límites del campo y su separación estén muy bien definidos.

Cada equipo debe esconder la bandera en su campo. La bandera puede ser un pañuelo, una camiseta, etc. También seleccionarán una zona del campo que definiremos como cárcel. La ubicación de la cárcel se debe comunicar al otro equipo. No así la localización de la bandera.

Al comenzar todos los jugadores deben estar en su campo. El objetivo consiste en encontrar la bandera del equipo contrario y llevarla al campo propio. Se puede atrapar a un jugador mientras esté en el campo contrario y será llevado a la cárcel. Los chicos de su equipo que no estén atrapados pueden liberarlos como pasa en polis y cacos.

Estrategia y planificación

Se pueden establecer estrategias, por ejemplo se puede dedicar parte del equipo para proteger la bandera o la cárcel.  También se puede avanzar en grupo para pasarse la bandera o hacer de “pantalla” y dificultar el acceso al jugador que corre con la bandera.

Si se atrapa al jugador que lleva la bandera, se le encerrará en la cárcel como a cualquier otro y la bandera volverá a su localización inicial.

La bandera puede pasarse entre jugadores, es decir que si van a pillar al que tiene la bandera, éste podría pasarla a otra persona con más posibilidades de llevarla al propio campo. Cuando ésta cruza la línea que separa los campos se termina el juego.

Para jugar a capturar la bandera es necesario una gran extensión de terreno. Se puede jugar en cualquier espacio grande que disponga de algunos escondites. Pero también podemos preparar el terreno con castillos y bunkers. Algunas empresas preparan estos terrenos y centran el juego en otros componentes como los paintball: en vez de atrapar a los jugadores contrarios hay que marcarlos con bolas de pintura.

Al empezar la siguiente vez se pueden cambiar los campos. De este modo evitamos que un equipo sienta que este factor le ha perjudicado.

 

A %d blogueros les gusta esto: