¡Buenos días, jugones! Vamos a dedicar un post más a juegos para los días de lluvia. Hace unos días estuvimos hicimos varios posts sobre juegos. Algunos de ellos se podían jugar en casa. Pero si queremos que los niños estén quietos, hay otros juegos que pueden hacerse con boli y papel. O lápiz si queremos evitar accidentes.

Ayer os proponíamos una excelente opción: los cuentos colaborativos. Y es que participar escribiendo un cuento colaborativo tiene muchos beneficios, y deja un resultado único.

Practicando con el vocabulario

El ahorcado

juego-el-ahorcado

ahorcado-completoUn juego clásico para dos es el ahorcado. Seguro que lo conoces. Uno piensa una palabra y el otro debe averiguarla. El que la ha pensado debe escribir tantos guiones como letras tenga la palabra, así el otro sabe el número de letras.

Entonces el que debe averiguarla dirá una letra. Si la palabra tiene esa letra, el que la ha pensado la escribirá sobre los guiones, tantas veces como aparezca la letra sobre la palabra. Por ejemplo si la palabra es CASA y dicen la A, el resultado sería:  _A_A

Si la letra no está en la palabra, se dibuja parte del dibujo del ahorcado. Con cada fallo se hace una parte del dibujo. Esas partes representarían vidas.

Si se completa el dibujo del ahorcado, el que debe averiguar la palabra pierde. Si averigua la palabra antes de que se complete el dibujo, entonces gana. Simple, ¿no?

El graduado, tutti frutti o scattergories

Otro juego con el que se amplía el vocabulario es el graduado, aunque recibe muchos otros nombres y existe incluso una versión comercial: el Scattergories. Es un juego para varios jugadores. De hecho pueden ser tantos como queramos. Podría jugar una clase entera.

Se deben escoger diferentes categorías. Por ejemplo: nombres, ciudades, animales, frutas o vegetales, colores, alimentos, etc. También se puede usar las categorías verbo, adjetivo, adverbio… si los niños ya saben clasificar las palabras.

Se crea una columna por cada categoría, y se ponen tantas filas como rondas vayamos a hacer. Entonces se escoge una letra al azar y los jugadores la escriben al principio de la primera fila libre. A continuación deben escribir una palabra que empiece con esa letra en cada categoría.

La ronda puede terminar de dos maneras, según se haya acordado al inicio del juego. Hay quien utiliza una cuenta atrás y hay otra versión en la que termina cuando uno de los jugadores dice STOP. En ese momento todos los jugadores deben dejar de escribir.

Por cada palabra que tengan se reciben cinco puntos, o diez si nadie más tiene la misma palabra. Se puede penalizar por faltas de ortografía. Al final gana el que suma más puntos tras todas las rondas.

tutti-frutti-scattergories

Estos juegos, además pueden jugarse en inglés o en cualquier idioma que los niños estén aprendiendo.

Estrategia clásica

Además del clásico tres en raya, hay otros juegos de estrategia a los que podemos jugar con un papel y lápiz o boli.

Juego de los cuadraditos

cuadraditos-varios-jugadoresEs otro juego para dos o más jugadores, aunque no deberían ser muchos. Se necesitan bolis de diferente color y un papel cuadriculado, sobre el que haremos un cuadrado que incluya varios cuadrados en su interior. Éste será el territorio, y cuanto más grande sea más tiempo durará la partida.

Los jugadores irán marcando un segmento cada vez por turnos. Un segmento es una de las líneas del papel cuadriculado que esté dentro del terreno limitada por las líneas perpendiculares.

Cuando un jugador completa un cuadrado lo marca con una X o su inicial (si los bolis fueran iguales) en su interior. Además gana un turno extra, es decir que puede volver a marcar otro segmento.

Gana el jugador que haya completado más cuadraditos.

juego-cuadraditos

Habilidad

Carrera de bolis

carrera-bolisPrimero se debe dibujar un circuito, con muchas curvas. Cada jugador debe tener un bolígrafo con un color propio. El circuito debe tener un principio y un final.

Los jugadores juegan por turnos. El que empieza pone la punta del bolígrafo en esa línea y lo sujeta colocando un dedo sobre el otro extremo. Para avanzar debe presionar, de tal modo que el bolígrafo se deslice a la vez que cae y dibuje una línea. En el punto que la línea toque el borde del circuito, o donde el boli deje de escribir, se marca un punto. Después el siguiente jugador hace lo mismo, y así sucesivamente.

Cuando le vuelve a tocar al primer jugador, debe hacer lo mismo partiendo del punto que ha dibujado en su turno anterior. Y se sigue así hasta que alguno llega a la meta. El primero en llegar gana la carrera.

 

Os dejamos hasta mañana, que voy a echar una macro-partida de cuadraditos con el Viejo Duende Sabio, que se viene la recta final del curso, y pronto, con todos los pedidos de cuentos de regalo para profes que nos suelen entrar en estas fechas, no vamos a tener tiempo ni de respirar.

A %d blogueros les gusta esto: