En regalacuento nos encanta ver la emoción y la sorpresa en la cara de los maestros y alumnos al recibir sus cuentos personalizados para profes. Es tan importante el mundo de las emociones, que hoy quiero hablar de ellas. Para ser más exactos hablaré de la inteligencia emocional.

inteligencia emocional

La inteligencia emocional trata de cómo manejamos nuestras emociones. Cada vez más, las empresas tienen en cuenta la inteligencia emocional y no sólo la racional a la hora de realizar entrevistas.

En qué consiste la inteligencia emocional

Todos tenemos nuestra parte racional, que domina la inteligencia y nuestra parte emocional guiada por el corazón y los sentimientos. Una persona muy inteligente pero falta de emociones o empatía, no está completa. Igual pasa al revés, no podemos dejarnos llevar siempre por nuestras emociones eliminando la razón. Por eso es tan importante nuestro coeficiente intelectual como la inteligencia emocional que tengamos.

La inteligencia emocional es la capacidad de reconocer las emociones propias, saberlas expresar adecuadamente y dominarlas. Y el saber reconocer también las emociones de los demás y poder influir en ellas.

Esta capacidad nos viene dada tanto por nuestros genes como por un buen desarrollo emocional en nuestros primeros años de vida. Pero también se puede educar y aumentar a través de ejercicios y dominio propio.

Distintas partes de la inteligencia emocional

Conocer las propias emociones: No todo el mundo es capaz de reconocer qué es lo que siente, y menos aún, expresarlo. Es importante saber qué es lo que te hace sentir así y reaccionar de cierta manera.

Manejar las emociones: Debemos saber controlar nuestras emociones. Saber cuándo dejarlas salir y en qué medida. Eso es parte de la inteligencia emocional, porque ¿de qué te sirve saber que tienes ira, si no puedes manejarla?

Automotivación: Consiste en usar nuestras emociones positivas para un buen fin, no dejarse llevar por el pesimismo o cansancio. Buscar en nuestro interior una motivación para alcanzar lo que queremos, más allá de la gratificación económica y de lo que piensen los demás. Esto será un seguro de éxito en nuestra vida.

Reconocer las emociones de los demás: Conocerse a sí mismo amplia la capacidad de ver lo que sienten los demás. La inteligencia emocional nos da la capacidad de tener más empatía con los que nos rodean, y así tener unas buenas relaciones interpersonales. Tener empatía es necesario para nuestra vida y sobre todo para los que trabajan de cara al público.

Manejar las relaciones: Sabiendo lo que siente el otro, se puede influir en él. Esta característica de la inteligencia emocional es el nivel más alto, que dota al que lo tiene de la habilidad del liderazgo.

Como es un tema que está cada vez más en auge, mañana os hablaré de la inteligencia emocional en el mundo educativo.

A %d blogueros les gusta esto: