¡Hola amigos de regalacuento! Ayer os hablé de la inteligencia emocional, esa capacidad de reconocer y manejar nuestras emociones y la de los demás. Esta habilidad viene marcada por nuestro temperamento, pero también por una buena educación emocional. Es sobretodo importante un buen desarrollo cognitivo en edades tempranas. De ahí la relevancia de que se impartan clases de inteligencia emocional en las escuelas.

ninos-aprendiendo-inteligencia-emocional

Reconocer las emociones, tanto propias como ajenas, genera estabilidad y nos hace sociables.

Importancia de la inteligencia emocional en las escuelas

Se puede observar en las escuelas que hay alumnos con un coeficiente intelectual elevado pero que luego fracasan en el colegio. Esto es debido a que no somos solo seres racionales, sino también emocionales. El divorcio de los padres, mala relación con algún compañero, frustración…Todas estas emociones afectan al rendimiento y la capacidad de concentración del alumno. Abocándolo al fracaso.

Los profesores no solo preparan al profesional del mañana, sino también a la sociedad futura. Por eso se debe impartir inteligencia emocional en las escuelas, para que los niños puedan afrontar sus miedos y sufrimientos de una manera serena y madura. Creando una sociedad emocionalmente sana y preparada para pasar los retos que les pondrá la vida. Con gran capacidad de resiliencia (sobreponerse a la adversidad)

inteligencia-emocional-escuelas

La inteligencia emocional en las escuelas no solo prepara al alumno frente a sus emociones personales, sino también frente a las demás personas. Aumentando la empatía y el trabajo en equipo.

La cantidad de bullyng, depresiones, complejos que sufren los alumnos se reduciría considerablemente si todos tuvieran inteligencia emocional para controlar o canalizar sus emociones.

Aplicación de la inteligencia emocional en las escuelas

Desde la primera etapa de infantil se puede ir impartiendo esta modalidad. Ya que la plasticidad de nuestro cerebro es mayor y por tanto mayor será el desarrollo emocional.

Con marionetas, cuentos, dibujos y juegos se enseña al niño a identificar cuál es la emoción que le está invadiendo. Una vez sepan reconocerla el profesor le ayuda a expresarla y a cómo actuar frente a dicho emoción.

Estimulación de la inteligencia emocional en clase con marionetas

Para estimular la inteligencia emocional, se pueden emplear marionetas, dibujos, o hacer talleres y actividades muy diversos.

Si se sienten irritados, por ejemplo, se les invita a serenarse. Se les enseña técnicas de relajación como el yoga o mindfulness que les será muy útil durante toda su vida. También a pedir perdón al compañero de manera que lo vean como algo natural.

Se les refuerza la autoestima y los lazos interpersonales haciéndoles que hablen bien del otro, de lo bueno que tiene cada uno. Dándose abrazos, masajes y demás cosas que fomenten la colaboración emocional en equipo.

Otro juego es adivinar qué siente una marioneta movida por el profesor o qué siente un compañero. Para luego preguntarle por qué cree que se siente así y cómo podría ayudarlo.

Podría poner muchos ejemplos de cómo ayudar al niño en su desarrollo de inteligencia emocional. Aunque es una pena que no se imparta en todas las escuelas la inteligencia emocional.

Cuéntanos qué piensas sobre esto y qué haces en tu ambiente familiar para aumentar esta capacidad en tú hijo.

A %d blogueros les gusta esto: