Solemos hablar de los colegios, de las metodologías en las aulas y en casa, pero hay también todo un mundo con las clases particulares. Las clases particulares son de gran ayuda pero no se pueden convertir en un sustituto de un cuidador o de los padres. Por eso antes de hablar de los tipos de clases particulares y sus ventajas, me parece interesante hablar sobre si el niño las necesita realmente o no.

Cuando llevar mi hijo a clases particulares

Lo primero de todo decir que no se puede buscar ayuda a la primera de cambio. El niño tiene que aprender a tomar sus estudios en peso y a tener un horario de estudio. Si el niño no estudia y tiene mala actitud en clase, de poco valdrán las clases particulares. Digo esto porque existen padres helicópteros que en vez de dejar libre al niño o corregirlo lo atiborran de clases particulares. Hacier esto, en lugar de ayudar al niño, es algo perjudicial. De este modo el niño no aprende a ser autónomo. Crea en el pequeño una dependencia a tener siempre un adulto cerca que le resuelva los problemas, por lo que no se esfuerza. O necesitará tener siempre a una persona que le dé el visto bueno, convirtiéndolo en un niño inseguro. También hay padres que llevan a los niños a clases particulares para no hacerse cargo. Esto hace que el niño tenga sensación de fracaso y frustración.

En ningún caso hay que buscar clases particulares para quitarse un problema, sino para solucionarlo o darle ese extra que le hará más feliz. Por eso recomiendo que se hable con el profesor o tutor del niño para ver si realmente necesita clases particulares. Me estoy refiriendo a clases de refuerzo, porque las clases de música, deportes y demás son independientes del colegio. Estas clases extraescolares están bien siempre que no quiten tiempo al niño de estudiar y de salir.

Tipos de clases particulares de refuerzo y sus ventajas

Las academias: son buenas si el niño tiene dificultad para aprobar una asignatura por sí solo, o quiere aumentar la nota de cara a selectividad. En ellas el profesor particular podrá explicarle lo que no ha entendido en el colegio, y trabajar esas áreas. Además al ser grupos más reducidos que en clase le será más fácil poder preguntar las dudas.

academia-clases-particulares

Es importante, si optamos por la academia, asegurarnos de que los niños reciben bastante atención. Las clases no deberían tener muchos niños, y todos deberían estar al mismo nivel.

El profesor particular: La ventaja del profesor privado es que la clase será mucho más personalizada. En general el niño al estar solo con el profesor tiene menos vergüenza al ridículo y a preguntar u opinar. Además de las ventajas de las academias, generalmente el profesor vendrá a casa, por lo que se pierde menos tiempo. También se adaptará a tus horarios.. El inconveniente es que son más caras.

Clases particulares online: Cada vez más profesores y alumnos se apuntan a las nuevas tecnologías. La ventaja es que hay muchos vídeos explicativos gratuitos por internet. Aparte de esto, los vídeos tienen la ventaja de que puedes pararlos y repetirlos, si no lo has entendido, tantas veces como quieras. Tú marcas el ritmo, los tiempos y el lugar de estudio. Estos refuerzos usando las nuevas tecnologías no son buenos para los más pequeños y necesitan más responsabilidad por parte del que lo usa porque no tienen seguimiento. Si quieres un seguimiento y que te resuelvan dudas concretas debes de coger un profesor online de pago. La desventaja, es que es más complicado ver si el pequeño realmente está siguiendo la clase y se entera.

A %d blogueros les gusta esto: