Buenos días a tod@s. Hoy os quiero hablar de otro método educativo: el aprendizaje colaborativo. A nosotros nos encanta porque para crear nuestros cuentos personalizados para profes necesitamos la colaboración de los padres. Tenéis que poneros  todos de acuerdo en el tipo de cuento que queréis, para mandarnos las fotos de los niños y profe o profes, para decidir qué frases típicas del profe o cosas queréis incluir para hacer más personal el cuento, etc. Y es esa colaboración entre padres y duendes la que hace de nuestros cuentos personalizados un regalo único para los profesores.

El sentido del aprendizaje colaborativo

Lo mismo que pasa en nuestro taller de cuentos personalizados, sucede en la sociedad actual. En el mundo laboral cada vez es más necesario el trabajo en equipo. Esto hace que al acceder a un trabajo, además de requerir buen currículum, se empiece a comprobar la inteligencia emocional y la capacidad de interaccionar con los demás. Es por eso que las escuelas deben preparar al alumno para las exigencias laborales con las que se va a tener que enfrentar. Y no solo las exigencias laborales, ya que estamos en una sociedad cada vez más multicultural en la que debemos saber vivir. De ahí la importancia del aprendizaje colaborativo en los colegios. De hecho, si habéis visto nuestros artículos sobre los mejores colegios de España, podemos ver como muchos de ellos dan una especial importancia a estos factores.

La evolución del hombre y la sociedad a lo largo de los siglos ha sido siempre gracias al trabajo en equipo. No se debe a un hombre solo. Es decir, la sociedad avanza al aunar las cualidades individuales de cada persona y poniéndolas en el bien común.

aprendizaje-colaborativo

Ventajas del aprendizaje colaborativo

En este método se le quita protagonismo al profesor y se les da a los alumnos. Con esto, los hacemos más responsables, de su educación. Además deberán asegurarse de que el proyecto que hacen con sus compañeros salga bien. Aunque es necesario que se vigile para que el trabajo se reparta equitativamente.

Como trabajan con niños de su edad se rompe el miedo a fracasar o a la figura del profesor. Con esto se aumenta la autoconfianza del niño. Éste será más libre de hablar y opinar entre sus iguales. Por otro lado, con el feedback de sus compañeros el niño aprende a defender sus ideas y aceptar las de los demás llegando a un consenso. De este modo, los pequeños crecen también personalmente.

Una de las ventajas claras de este aprendizaje colaborativo es que se refuerza en el niño la capacidad de interrelacionarse con los demás, dentro y fuera del aula. Dando lo mejor de sí mismo y aceptando la ayuda de los compañeros cuando la necesita. Esto rompe con las barreras de todo tipo, creando el respeto mutuo.

El niño que sabe más le va bien porque aprende a explicar y ayudar a los demás. Por otro lado, el que sabe menos aprende a pedir ayuda. Dependiendo del área que estén dando estos roles se intercambiarán. Al fin y al cabo, es posible que un niño lleve peor las matemáticas pero sobresalga en historia.

Aparte de esto ayuda al niño a ir más motivado a la escuela y al estudio. Es el niño el que busca, prepara y refleja sus ideas sobre el tema frente a los demás. Por supuesto siempre partiendo de la guía del profesor, pero dando una educación más personalizada. Y todo esto con ayuda de las nuevas tecnologías, enseñándole así a que sepa utilizarlas y extraer información.

Un pequeño ejemplo de aprendizaje colaborativo

Para terminar, quisiera comentaros que existen herramientas online con las que trabajar de forma colaborativa. Nuestros amigos de Inconclusos, están trabajando en una para escribir cuentos colaborativos. Aunque aún está en fase beta, parece ser que la están preparando para que se pueda usar en los colegios españoles, y esperamos que la tengan lista pronto. Quizás otro día os hablemos de las ventajas que tiene escribir así, tanto para niños como para mayores.

 

A %d blogueros les gusta esto: